Nada importante sucedió hoy...

2007.03

Transferencia de tecnologia creando nuevos emprendimientos

Cuando escribí Transferencia de tecnología en las universidades no sabía que alrededor de un año después iba a estar trabajando precisamente en eso, y precisamente en el lugar donde todas las ideas del tema parecen tener su origen: Estados Unidos.
No quiero entrar en detalles técnicos por ahora, porque se trata de un trabajo en curso sin conclusiones finales todavía. Pero quiero igual empezar a contarles al menos un par de ideas generales al respecto.
Primero hay que poner las cosas en contexto: en EEUU una universidad gasta (invierte) en investigación al menos US$ 135 millones al año si es una de las 100 primeras en el ránking de universidades (estos son números al año 2004). Si es de las 10 primeras del ránking supera los US$ 600 millones al año en investigación. Si es la primera, su presupuesto de investigación es alrededor de US$ 1.300 millones. No creo que haya que extenderse mucho en cuanto a los incentivos que tienen todas estas universidades para vender los resultados de sus investigaciones, no?
La mayor parte de este financiamiento en investigación está en universidades trabajando en medicina y life sciences en general. Hay una agencia del gobierno (National Institutes of Health - NIH) que financia la mayor parte de estas investigaciones. El peso de este financiamiento en estas áreas hace que, si uno quita el presupuesto para investigación en life sciences y medicina de las universidades del ránking, las posiciones que ocupan éstas instituciones varían en forma importante, subiendo a primeros puestos otras universidades no relacionadas con el área vida. Pueden ver más estadísticas sobre financiamiento para investigación académica en el site de la National Science Foundation (NSF), por ejemplo en Academic Research and Development Expenditures: Fiscal Year 2004.
Creo que estas universidades, con presupuestos de tal magnitud para investigación, están practicamente obligadas a comercializar su resultados, no solamente por una cuestión de aprovechar para obtener más beneficios, sino también para justificar tanta actividad. Pero hay algo interesante aquí: la comercialización de resultados de investigación no es tan impresionante como los presupuestos manejados para invertir. Es más, relativamente pobres si nos ponemos a comparar.
De un total de US$ 41 mil millones en investigación académica en alrededor de 190 universidades en 2004 (US$ 28 mil millones puestos por el gobierno federal, por agencias como la NIH) resultan en el mismo año unos US$ 1.4 mil millones en ingresos por licenciamiento de tecnología (estos resultados no necesariamente provienen de la investigación durante este mismo año, obviamente también corresponden -principalmente- a investigación hecha en años anteriores). Estos números salen de la publicación FY 2004 Licensing Survey de la Association of University Technology Managers (disponible acá en PDF).
Es decir, de cada US$ 100 que se gastan en investigación académica en 2004, unos US$ 3.5 se obtienen como ingresos por comercialización de las tecnologías producidas (estamos hablando de unas 190 universidades top en investigación). Bajo todavía, pero no deja de ser importante obviamente. Si quieren afinar el lápiz y jugar un poco más con estas estadísticas, les recomiendo empezar por allí. Hay un montón de fuentes de información al respecto, incluso las mismas universidades reportan resultados de sus actividades de investigación y comercialización.
Pero igual, vamos a lo que nos interesa a nosotros. Startups, emprendimientos. Relájense. Teniendo siempre presente el año 2004 y esas 190 universidades top (pueden obtener algunas estadísticas más recientes donde les dije) se observa la creación en ese mismo año de sólo 462 nuevas compañías basadas en descubrimientos de la investigación académica. Sí, esa es la contrapartida de los US$ 41 mil millones en investigación al año. Haciendo un poco más de historia, desde 1980 se crearon unas 4.500 nuevas compañías a partir de descubrimientos académicos, de las cuáles unas 2.670 todavía operaban a fines del 2004.
Creo que es fácil concluir que la transferencia de tecnología por licenciamiento es relativamente baja cuando consideramos los ingresos generados. Y parece aún más bajo el resultado en términos de nuevas compañías creadas. Esta bien, son compañías high-tech, financiadas por capital de riesgo, alto valor agregado, etc. Y seguramente aportan mucho dinamismo a la economía, pero igual suena poco creo. Ni hablar en términos de creación de empleo...
Hago un paréntesis acá y les cuento que estas nuevas compañías no siempre están financiadas por venture capital. Sorprendentemente, menos del 20% de los nuevos startups del año 2004 fueron financiados por venture capital, mientras que la familia y amigos representaron la principal fuente de financiamiento en más del 50% de los casos. Por otro lado es interesante destacar que las universidades retuvieron alrededor del 50% de la propiedad de estas nuevas compañías, interesante, no?
Volviendo a lo que nos interesa, la transferencia de tecnología a través de la creación de nuevas empresas suena muy interesante y atractiva, pero a priori creo que tiene limitados efectos en el desarrollo económico, al menos en términos relativos. ¿A dónde quiero llegar? Si yo estuviera en Argentina (en algún otro país de Latinoamérica) trabajando en una oficina de transferencia de nuevas tecnologías resultantes de investigación académica, apuntaría mis esfuerzos a transferir tecnología a los sectores tradicionales de la industria, y no me dejaría llevar por los proyectos high-tech. Vale una aclaración: que se investiguen aspectos relacionados con últimas tecnologías no significa que sí o sí deba esto derivar en nuevas compañías high-tech, porque todas las empresas, incluso aquellas en sectores tradicionales, también hacen uso de dichas tecnologías, y cada vez más.
Por último, creo que hay que tener siempre presente los objetivos de la transferencia de tecnología producida en las universidades. Las circunstancias que encontramos en países como Estados Unidos son muy diferentes con respecto a países de Latinoamérica. Las necesidades de estas economías son muy distintas. Debo reconocer que, aún cuando mis sentimientos me impiden escribir fácilmente esta línea, no debemos dejar que nos cautive siempre el atractivo de los nuevos emprendimientos. La transferencia de tecnología es también muy importante para las empresas existentes.

...

« Marzo 2007 »
LuMaMiJuViDo
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 
español · english




Diario de un
emprendedor en
Argentina
(now based in
Santa Barbara, CA)

About the author

Have comments?
Drop me a note!



Tags



Archivos mensuales