Nada importante sucedió hoy...

2007.08

Para ser exitoso como emprendedor

Hace ya más de dos años que escribí ¿Qué define a un emprendedor exitoso? Ambos comentarios están relacionados con las ideas respecto a las características personales que generalmente comparten los emprendedores, cómo son, y qué los hace exitosos.

En aquellos comentarios yo les decía que una firma de capital de riesgo proponía que “se nace emprendedor” y que, por lo tanto, no es posible entrenarse para serlo. Generalmente los inversores de riesgo tienen sus puntos de vista acerca de cómo tiene que ser un emprendedor para ser exitoso. De hecho, este seguramente es uno de los criterios que usan para decidir en qué proyectos invertir. Concretamente, el principal factor que destacaban estos inversores era el origen de los emprendedores: la mayoría proviene de orígenes modestos (se refieren particularmente al caso de Estados Unidos). Este origen es el que les hace valorar el dinero y entender la diferencia entre necesitar y querer. Además, también en relación a su origen modesto, su confianza está sustentada en la comprensión de sus defectos.

Por otro lado, en Habilidades del emprendedor les comentaba que me habían pedido dar una cátedra sobre los emprendedores y su comportamiento en tiempos presentes (en contraste a sus roles históricos). Las clases estuvieron relacionadas fundamentalmente con las habilidades que tienen generalmente los emprendedores. A mis notas agregué luego algo que encontré en la web, una serie de características básicas que debe tener el emprendedor. En este caso, al contrario del comentario anterior, la idea es que sí, el emprendedor se puede formar.

Después de haber pasado ya más de dos años, re-edito aquellos comentarios aquí como para darles una idea actualizada y más sintética de las características o habilidades que yo pienso son de importancia para ser un emprendedor exitoso. Desde luego que estas habilidades básicas son generales. La importancia de cada aspecto dependerá de cada situación en particular y, probablemente, de la etapa en la cual se encuentra el nuevo proyecto. Por otro lado, habilidades más específicas pueden ser requeridas en casos particulares.

  1. Conocimiento de la nueva economía: no hay forma de emprender sin estar enterado de cómo es el mundo en el que nos movemos. Lo que a veces se comenta tan comúnmente y sin demasiadas explicaciones respecto a la Nueva Economía es, de hecho, la economía de todos los días, y con implicancias muy importantes respecto a la forma en la cuál se hacen negocios. Entre las cosas que hay que entender fundamentalmente en este aspecto está la necesidad de formar redes de contactos y alianzas con otros emprendedores, profesionales, clientes, y proveedores, así como también, en ocasiones, con organizaciones que puedan proveernos recursos muy importantes, tales como el conocimiento específico en determinada área (me refiero particularmente a las universidades). Además, entender cómo funcionan las cosas en la nueva economía también incluye entender la dinámica que debe tener todo empresa actualmente para sobrevivir. Más allá del lugar donde la misma esté ubicada o cuáles sean los mercados que satisface, el entorno presenta hoy día mucha más incertidumbre que en el pasado.


  2. Entendimiento de las demandas del mercado: tal como les decía en Dimensiones para evaluar nuevos emprendimientos, es muy importante tener la habilidad de leer las necesidades del mercado, ya que esto resuelve la mitad del problema de crear una nueva empresa. Aún siendo técnicamente factible de producir un bien o servicio, el mismo tiene que contar también con un requisito muy importante: tiene que existir una demanda potencial. Es por esto que el emprendedor tiene que ser capaz de interpretar lo que los potenciales (o actuales) clientes quieren y, frecuentemente, ofrecer aún más opciones que las que los mismos clientes contemplan. Si bien esta característica del emprendedor está relacionada más con la naturaleza del proyecto que se esté desarrollando, tiene que ver con una forma general de pensar basada en el cliente más que en el producto.


  3. Comprensión de la diferencia entre marketing y comercialización, y el saber implementar las acciones correspondientes para cada uno de ellos: entender las necesidades del mercado es una parte importante del problema de crear una nueva empresa, pero quedan aún dos tareas muy importantes al respecto: saber comunicar lo que uno ofrece (marketing) y saber venderlo (comercialización). Normalmente estos conceptos son confundidos, incluso por profesionales que no son del área del management o relacionados. Ambas actividades son clave para el negocio. Muchas veces el producto o servicio es muy bueno, también las condiciones de venta (precio, financiación, etc.), pero puede suceder que no se esté comunicando correctamente esta oferta, por lo cual las ventas no se concretan. Por otro lado, a veces los productos se venden aún sin tener las características adecuadas a la demanda del mercado, o incluso con condiciones de venta desfavorables (precio, etc.). Y esto suele ser posible gracias a una buena acción de marketing, algo no tan fácil de lograr.


  4. Predisposición a escuchar ideas y reconocer errores propios: creo que este es uno de los aspectos más importantes y, al contrario de los anteriores, está más relacionado con las características personales del emprendedor, con su forma de ser. Es bastante obvia la importancia de reconocer errores propios, pero no siempre se da esto en la práctica y no siempre se entienden las consecuencias de no hacerlo. Hay que tener siempre presente la opinión ajena y reconocer a tiempo los errores para corregir y seguir adelante. De aquí la importancia que tiene la experiencia emprendedora, de donde se pueden aprender aspectos claves que lleven al éxito en un nuevo proyecto. No siempre la idea de producto que uno tiene es tan infalible como parece…


Tal como les comentaba en el pasado, estas son desde mi punto de vista las características o habilidades más deseables, y de alguna forma todas pueden ser aprendidas (o enseñadas). Es más, creo que uno aprende mucho sobre estos aspectos en el mismo proceso de emprender, por lo cual no es necesario “saber todo” antes de comenzar un proyecto propio. De todos modos, creo que una actitud positiva respecto a aprender de la experiencia propia y también de la ajena es uno de los principales activos frente a las demás características que pueden ser más fácilmente adquiridas.

...

Sobre índices inflacionarios

Llegó el momento de decir algo al respecto. Si bien el índice de precios es más materia económica que entreprenurship, la relación entre ambas áreas existe. Igualmente, por las ideas que tengo en mente, aún si no existiera la relación, igual pondría un comentario sobre el índice de precios porque me parece que la situación se puso bastante densa.

Y la verdad es que no me preocupa tanto la economía de Argentina como tal, sino más bien la relación entre gobernantes y gobernados. Si el gobierno divulga información falsa al público, estamos frente a un problema grave. La prueba de que así sucede no la voy a aportar acá, primero porque no la tengo y segundo porque este comentario está más orientado a las soluciones que a la definición del problema (que, además, parece obvio).

Para los que no están al tanto de la situación, el Gobierno Nacional en Argentina parece estar divulgando índices inflacionarios inferiores a los reales (leer, por ejemplo, acá). Esto no sólo es sospechado por el público en general, sino que también los analistas económicos locales han demostrado su disgusto al respecto. Más allá de cuál es el índice inflacionario real, les adjunto un gráfico a este comentario con la evolución del mismo desde diciembre de 2005 a julio de 2007. Como verán, el "aumento sostenido de precios" es... sostenido (valga la redundancia). Y esta gráfica muestra los datos oficiales, los cuales supuestamente son de niveles inferiores a los reales.

ipc-dec05-jul07.gifEn pocas palabras, lo que dice ese gráfico es que lo que costaba en promedio $100 en Argentina en 1999, costaba $170 en Diciembre de 2005, y $195 en julio de 2007. Las consecuencias de la inflación son bastante conocidas. Aunque no todos entienden la cuestión técnica, sí saben lo que sucede cuando las cosas aumentan de precio sin parar y los sueldos, aún con aumentos incluídos, no terminan de alcanzar nunca para comprar lo que uno quiere (la primera vez que leí sobre esto fue en una historieta, hace ya unos cuantos años; resumiendo, el personaje ahorraba para comprarse una bicicleta y cada vez que iba al negocio la bicicleta había aumentado lo suficiente para que él no pudiera comprarla).

Las razones por las cuáles el Gobierno puede desear no divulgar los datos reales pueden ser varias. Creo que no hay duda en estas circunstancias que se trata de razones políticas: las elecciones presidenciales son muy pronto este año. La verdad, más allá de las consecuencias de la inflación en la economía y en el bien público resultante de no divulgar los datos reales, me parece bastante mediocre la acción, por lo cual se me ocurrió, más allá de descargarme acá, sugerir muy brevemente una solución para el problema de la inflación en Argentina.

Desde mi punto de vista es obvio que haya un aumento persistente en los precios en Argentina, ya que este gobierno está otorgando aumentos salariales y gastando el dinero de su superávit sin una correspondiente contrapartida de aumento de productividad de la economía. La economía Argentina todavía es productora de bienes de bajo valor agregado, y -teóricamente- mientras esto no cambie, no debería haber ningún aumento real de los salarios ni gastos improductivos. Obviamente, todos percibimos la necesidad de aumento de salarios en un contexto inflacionario, pero bueno, en este punto ya es demasiado tarde para arreglar las cosas sin costo.

En lugar de gastar el dinero público improductivamente, el gobierno debería decididamente invertir en bienes y servicios que aumenten la productividad de la economía. De entrada se me ocurre como ejemplo el problema energético existente en Argentina, cuya solución solamente se encuentra en la inversión del sector. De esta manera las empresas podrían tener acceso más fácilmente a un recurso indispensable como la energía. Por otro lado se me ocurre que subsidiar el crédito otorgado a las pequeñas y medianas empresas ayudaría a estas para que puedan invertir más en equipos y de esa forma aumentar su productividad. ¿De dónde salen los recursos? La primera idea que se me ocurre es el superávit existente. Acumular reservas indefinidamente no tiene sentido. Deben usarse cuando correspondan, y este puede ser un caso en el cual es necesario. Por otro lado, en principio, no es necesario gastar US$1.000 millones para subsidiar dos o tres puntos de tasa de interés de créditos a pequeñas empresas.

El tema más sensible es el de los salarios de los trabajadores. Nadie quiere perder su poder adquisitivo, pero esto no es razón para otorgar aumentos de sueldos indiscriminados. El aumento de salarios sin aumento de productividad termina en última instancia en inflación si la práctica se extiende a toda la economía. Creo que acá puede valer lo que hacen otros países al respecto. El ejemplo tradicional, que de hecho conozco más de cerca, es EEUU. ¿Cómo hace el gobierno de éste país para controlar la inflación que pueda emerger del aumento salarial? La práctica -explicada en pocas palabras y sin detalles- es intentar que la fuerza laboral se capacite lo más posible, generando de esta forma trabajadores más productivos. Trabajadores más productivos no sólo que ganan -teóricamente- salarios mayores, sino que producen más bienes y servicios y de esta forma reducen los precios de mercado debido a la mayor oferta.

Que no parezca todo esto una solución sencilla (más allá de lo incompleta por su brevedad en la explicación). Pero que sí parezca una alternativa para pensar y evaluar antes de actuar tan mediocremente como lo es el no divulgar la información estadística real. Creo que las consecuencias terminan siendo mucho mayores que la sola inflación. El daño al bien público (recordar la importancia de la transparencia aquí) y la confianza en la economía (principal institución en el sistema capitalista) está en riesgo. En medio de todo esto los emprendedores también tienen un rol fundamental: aportar a la economía no sólo una mayor oferta sino también mejores ideas, de más valor agregado.

...

Algunas palabras sobre la inflación en Argentina.

...

« Agosto 2007 »
LuMaMiJuViDo
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031 
español · english




Diario de un
emprendedor en
Argentina
(now based in
Santa Barbara, CA)

About the author

Have comments?
Drop me a note!



Tags



Archivos mensuales