Nada importante sucedió hoy...

2008.05

Biotechnology en Atlanta

Hace un par de semanas tuve la oportunidad junto a otro grupo de personas de visitar dos compañías (prácticamente startups todavía) del sector biotecnología en Atlanta. Se trata de Altea Therapeutics y Cardiomems. Las dos se encuentran en el Technology Park cercano al Georgia Institute of Technology, y de alguna forma también están conectadas a esta universidad, principalmente a través de sus fundadores y el uso de algunas instalaciones en sus comienzos. Estas compañías no son las únicas en su tipo en Atlanta, aunque si las únicas en este parque tecnológico (que es muy nuevo). En realidad hay al menos 200 compañías de biotecnología en la región de acuerdo a la cámara de comercio local. Otra medida de la importancia del sector en esta región es la realización de la 2009 Bio Conference, que es de nivel nacional pero convoca a muchos profesionales del exterior también.

Altea Therapeutics, una compañía que emplea alrededor de 50 personas, se dedica a desarrollar un patch transdermal, algo así como un parche para aplicar drogas. En lugar de utilizar jeringas, la persona puede aplicarse medicamentos mediante un dispositivo que despliega un parche en una pequeña región de la piel. Mediante este contacto con la piel el parche aplica la droga durante un periodo de varias horas. La verdad es que el producto es muy interesante, en particular la tecnología que la compañía desarrollo para el parche para que la droga se aplique correctamente durante el periodo indicado. La persona responsable por la administración de licencias, patentes, y financiamiento también nos contó algunos aspectos interesantes sobre todo el proceso de creación del producto, desarrollo, testeo, y planes para comercialización. La verdad es que es un proceso medio largo para este tipo de compañías, donde pueden pasar hasta 8 o 10 años entre el comienzo de la investigación y desarrollo hasta la comercialización exitosa (si es que llega en algún momento). Por ejemplo, Altea patento su producto a comienzos de 2007 y espera cumplir un plan de 5 años (2008-2012) de desarrollo y comienzo de comercialización apuntando a las grandes farmacéuticas. La idea de comenzar a comercializar antes de finalizar el desarrollo es el de pedir soporte financiero para continuar desarrollando y, cuando el producto este finalmente terminado, comenzar la comercialización al publico en general recibiendo un royalty de aquella farmacéutica que los apoye.

No hay que olvidar que, entre otras razones de la complejidad en el proceso de desarrollo, estas compañías tienen que conseguir la aprobación de la FDA para la comercialización de los productos. En el caso de Altea, por ser una “drug delivery company”, tienen un menor riesgo de negocio ya que la droga que proveen fue ya en realidad utilizada y la novedad consiste en la forma en que es administrada. Es mas, las compañías que producen “medical devices” (como es en parte el dispositivo aplicador de Altea) tienen aun menos riesgo, ya que su negocio esta menos involucrado con las drogas y más con cuestiones técnicas relacionadas con el dispositivo creado.

Este es el caso de Cardiomems, una compañía un poco mas grande (120 empleados) proveedora de “medical devices.” Su producto principal es un micro dispositivo para medir la presión sanguínea desde el interior del cuerpo, para transmitir luego una señal a un dispositivo exterior que registra el historial de presión e incluso hace disponible la información a través de la Web para que el medico pueda monitorear al paciente no importa donde se encuentre este ultimo. Este tipo de sensor se implanta en el cuerpo del paciente cuando es operado para la colocación de un stent por ejemplo. El dispositivo exterior, el cual viene en modelo para hospital y hogar, registra la señal y la envía a los servidores de la compañía para monitorear y hacer disponible la información a los médicos, pudiendo estos leer los registros incluso desde una Blackberry!

La tecnología de este dispositivo es también muy interesante, aunque no pareciera algo descabellado llegar a este nivel de miniaturización considerando las tecnologías microelectrónicas disponibles. En este momento la compañía se encuentra probando el dispositivo en todo el país y, cuando obtenga la aprobación definitiva, tendrá por delante un mercado de al menos 1 millón de personas con fallas cardiacas en USA. Algo interesante es que este dispositivo tuvo su origen en un proyecto que DARPA financio para el estudio de las condiciones internas de las cabinas de los jet de combate, de acuerdo a lo que comentaron. Una vez más en este país, las tecnologías militares encuentran su destino en la aplicación civil.

Obviamente, ambas compañías están financiadas por capital de riesgo. Al menos 60 millones de dolares en el caso de Altea y 90 millones en el caso de Cardiomems. Y considerando las proyecciones para comercializar, no seria raro que reciban aun más capital en futuras rondas.

Me resulto muy interesante la visita porque en ambas compañías estuvimos acompañados por gente de las dos, es decir, ellos circulaban entre un piso y otro del edificio como si fueran todos del mismo equipo. Aunque esto sea solamente para esta ocasión particular, igualmente se percibía una atmósfera típica de parque tecnológico donde los vínculos son un poco mas estrechos que el compartir el edificio. De todos modos, pregunte al respecto y recibí una negativa al respecto: no comparten mas que el edificio (creo que hasta les resulto rara la pregunta—estarán perdiendo alguna oportunidad de colaborar en algo?)

...

« Mayo 2008 »
LuMaMiJuViDo
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 
español · english




Diario de un
emprendedor en
Argentina
(now based in
Santa Barbara, CA)

About the author

Have comments?
Drop me a note!



Tags



Archivos mensuales