Nada importante sucedió hoy...

sobre opiniones RSS

The Starfish and the Spider

Si el libro me hubiera gustado hubiera ido a la sección Para Leer (a propósito, tengo que actualizar ahí porque estuve leyendo mucho últimamente). Allí acostumbro a poner comentarios sobre algunas lecturas interesantes.
Estos últimos días estuve leyendo mucho, entre otras cosas un libro que se titula The Starfish and the Spider (2006), de Ori Brafman and Rod A. Beckstrom. El subtítulo -un poco más claro para explicar de qué se trata- es algo así como "el imparable poder de las organizaciones sin líderes".
Si no me gustó, ¿por qué poner un comentario? No sé... ¿para prevenirlos? La verdad es que tengo la sensación de que hay una serie de libros dando vueltas en el mercado que no hacen más que vender. No transmiten ideas nuevas, y ni siquiera ideas viejas mejor organizadas (no estoy tratando de ser exhaustivo con las posibles categorías de libros, sino que estoy diciendo que se trata de libros que "no aportan nada").
Este es un caso. Un libro muy publicitado (ejemplo 1, ejemplo 2, Google search y en Amazon.com Sales Rank no deja de subir) que discute cómo organizaciones que carecen de líderes ponen en riesgo a grandes organizaciones jerárquicas que parecerían invencibles. En el caso de las primeras -organizaciones descentralizadas- los autores citan organizaciones como eMule (el famoso software que posibilita el intercambio de música y otros archivos online) y de las segundas -organizadas jerárquicamente- las compañías que representan los grandes sellos discográficos. Este es uno de los ejemplos que estos autores usan para explicar las diferencias entre ambos tipos de organizaciones, y también el por qué las primeras, aún siendo más pequeñas generalmente, pueden poner en riesgo a las grandes corporaciones.
En realidad creo todo esto se trata de un compendio de diversas ideas comunes creo en adminstración, respecto a las ventajas de la descentralización de las organizaciones y las limitaciones que esto puede conllevar. Quizás por haber estudiado tanto el tema en el pasado no me resultó nada novedoso el libro, pero tampoco creo que el mismo deba rankear tan alto entre otras publicaciones que creo son de mayor interés (¿me estaré equivocando?).
Lo abandoné ya bastante avanzada la lectura. Estos días había cosas más interesantes para leer.

...

Programa Mi PC

El Gobierno Nacional generó en algún momento el llamado Programa Mi PC, "destinado a desarrollar las tecnologías de la información y comunicación en nuestro país". Mediante este programa se ofrecía una PC (fundamentalmente armada en base a Microsoft e Intel) a precio "razonable", y el Gobierno proveía el financiamiento para que el público pudiera comprarlas. Además, "sobre la base de una porción de los fondos obtenidos por las ventas de dichos equipos, ha generado y está implementando una política destinada a la creación de CEAs (Centros de Acceso y Entrenamiento públicos), con el fin de reducir la brecha digital estructural, compuesta principalmente por fenómenos de analfabetismo digital en sectores marginales de la sociedad".
En el 2005 este programa se puso en marcha, computadoras se vendieron, aunque lo que no he visto fueron los Centros de Acceso y Entrenamiento públicos. De acuerdo a lo publicado por Carrier y Asoc. en su edición del 26 de mayo de su lista de correos, el plan Mi PC vendió aproximadamente unas 100 mil máquinas, mucho menos que las grandes cifras oficiales planteadas inicialmente.
Lo interesante es que, más allá de la cantidad de PC vendidas, sólo alrededor de un 30% de ellas se vendieron con financiamiento del Estado, quedando en evidencia -continúa el análisis de Carrier y Asoc.- que el rol del Estado no es en absoluto definitorio para el éxito del plan (lean el comentario completo en la lista que está bueno).
También de acuerdo a lo mencionado en dicha lista de correo, la visita del CEO de AMD a Argentina daría pauta de que se viene una segunda edición del programa, esta vez con participación de más proveedores. Lo que en algún momento fue criticado como "un negocio" por parte de Microsoft e Intel, este año podría ser más claro al presentar una mayor oferta de proveedores.
La verdad es que traigo el tema acá porque es justamente algo que charlábamos ayer, sobre cómo los precios relativos de los bienes y servicios en Argentina atenta contra el desarrollo mismo del país. ¿Cómo va a funcionar un sistema educativo en el cual un docente (ni hablemos de los alumnos en la mayoría de los casos) debería trabajar meses y meses para poder comprar una computadora con su salario actual? ¿Es posible que ese docente se mantenga actualizado si no posee una computadora conectada a Internet? ¿Que prepare a tiempo las planificaciones de sus materias? Ojo, esto no se trata de tecnología solamente: intenten comprar un libro de referencia (cualquier ciencia, matemática, física, etc.) con un sueldo docente.
Mientras tanto, tendremos que esperar el nuevo programa Mi PC, o seguir soñando con la comentada PC Argentina, tal vez más accesibles.... (pueden leer algo en La PC argentina)

...

Los beneficios son para... nosotros!

Cuando escuché por primera vez que la compañía Intel instalaría en Córdoba uno de sus laboratorios no me sorprendí mucho que digamos, por dos razones principalmente:
  1. Argentina, al igual que el resto de los países Latinoamericanos tiene una larga historia de dependencia de países extranjeros y festejo de la llegada de compañías de bandera extranjera (ojo, en otros continentes también pasa esto).
    De más está decir que, por ser el período más cercano y por ser efectivamente uno de los más destacados respecto a la llegada de compañías extranjeras, la década de 1990 parece ser la consagración del proceso de invitación a invertir / otorgamiento de beneficios a dichas compañías, aunque todo esto data desde la misma creación de la República.
  2. Por otro lado, es claro que Argentina tiene un potencial enorme como plataforma para desarrollo de nuevas tecnologías y nuevos productos, y no necesariamente asociado a sus recursos naturales. Tampoco asociado solamente a sus recursos humanos, sino en todo caso a un clima "light" para hacer negocios:

    Clima "light" para hacer negocios: entorno de negocios caracterizado por cierta estabilidad macroeconómica, basada en auge de mediano plazo sustentado en tipo de cambio alto, con relativa flexibilidad (absoluta si hay dinero de por medio) para adquirir y desacerse de recursos (incluídos los recursos humanos), población pobre pero relativamente bien educada y a tono con las nuevas tecnologías, fácil "acceso" a los distintos niveles gubernamentales, relativamente baja presión fiscal y normativa total sobre quienes más ganan y escasas restricciones a las inversiones (1) derivadas de una ausencia total de proyecto de largo plazo para el país.

En entornos como estos las grandes compañías internacionales o multinacionales entran (inversión en plantas) y salen (liquidación / beneficios) con una dinámica impresionantemente similar a la de una simple inversión en el mercado de capitales, es decir, pareciera como que las barreras de entrada y salida están más bajas que nunca. Y esto es una realidad (un hecho si tomamos un ejemplo cualquiera, como el de Intel). Y no me llama para nada la atención, ni me asusta.
Tampoco es una particularidad única de Argentina, y mucho menos algo que los gobiernos tratan de evitar. Es más, de alguna forma u otra el gobierno fomenta esto! La razón es obvia: más allá de que los anuncios de inversiones con nombres famosos y muchos ceros suenan ideales para las campañas, son inversiones al fin. E inversiones es algo que particularmente está necesitando este gobierno de turno. La cuestión es hacia dónde van esas inversiones...
Hay varias razones por las cuales Intel viene a Argentina de acuerdo a mi punto de vista, pueden leerlas en Intel instalará un centro de software en Córdoba. Quedando claro que sería imposible (y ridículo) pensar que una compañía como esta no haga lobby o no trate de imponer sus estándares o no trate de remitir utilidades a su casa matriz, por lo demás, no me importa a qué viene Intel (siempre que sea legal).
Lo que me interesa es en todo caso es que venga a realizar gastos que para nosotros representen activos, y no a comprar activos solamente. La compra de activos es importante, de alguna forma equivale a garantizar en mayor o menor medida la permanencia de la compañía en el país. Además, si los activos adquiridos son de producción local, se generaría al menos una demanda puntual en la industria local, y tal vez (con suerte) alguna demanda de servicios para mantenimiento de dichos activos nacionales adquiridos. Pero a todo esto lo veo de corto plazo.
En cambio, cuando me refiero a gastos que para nosotros representan activos estoy pensando en los recursos humanos que contratarán. Lo que figura en los balances de Intel como "remuneraciones" (o como le quieran poner), representa para la región y el país la oportunidad de capacitar recursos humanos locales (nuestro mejor activo) y prepararlos / convertirlos para un mejor desempeño en la economía actual. Como decía en otro artículo, capacitar no en el sentido tradicional, sino:
Capacitación, ¿es importante? Sí, desde luego. Pero no pensemos en capacitación en términos de nuevos conocimientos. Hoy el conocimiento fluye más fácil de lo que uno piensa, no sé hasta qué punto será un gran beneficio potencial el stock de conocimiento que puedan obtener los 400 ingenieros que trabajen para Intel (no se malentienda, no lo menosprecio, sino que lo pongo en términos relativos con otro tipo de conocimiento que menciono a continuación). Pienso en todo caso en el aprendizaje de nuevas formas de trabajar (2), de investigar, de negociar, en la formación de actitudes y formas de pensar características de un entorno de negocios de base tecnológica. La necesidad de mantenerse dentro de estándares y el entendimiento de quien gobierna la cadena de producción en un negocio con grandes players. Todo esto no necesariamente debe aprenderse dentro de Intel, pero será una buena gimnasia para quienes allí trabajen.

Y este tipo de beneficios es para la región, para el país, claro, siempre que estos recursos humanos sean aprovechados localmente. No tiene nada de gracia si, una vez capacitados, estos ingenieros se van al exterior.
¿Será posible que se forme en el país una verdadera comunidad de profesionales que trabaje / tenga experiencia en compañías de base tecnológica, participando también la misma en una network con otras comunidades similares en otros países? ¿Será posible que una buena parte de esta comunidad tenga la inquietud de iniciar su propia compañía? ¿Será posible que de esta comunidad emprendedora salgan salgan nuevas ideas de negocio realmente competitivas a nivel global y con suficiente atracción para que los inversores de riesgo se sientan tentados? ¿Será posible que Intel (u otras compañías que se instalen así como esta) finalmente se convierta en el epicentro de la generación de spinoffs, acelerando de esta forma el crecimiento de una industria nacional de base tecnológica?
Con todas estas preguntas ya me voy como 20 años hacia adelante, pero sinceramente, cuando pienso en este tema de Intel, estoy pensando en todo esto. Qué iluso, no? Propongo que no discutamos más para quién serán los beneficios, sino que discutamos sobre formas de apropiarnos de la mayor cantidad posible de los mismos! Cuando tengamos una buena proporción de los beneficios volvemos sobre el tema entorno de negocios y lo adecuamos para que sea más justo y con más oportunidades.

La historia del tema en este blog, en orden de aparición:


(1) No estoy para nada a favor de las restricciones para invertir, aunque sí a favor del ofrecimiento de ventajas para garantizar inversiones allí donde la falta de desarrollo o las necesidades sociales lo demanden (no por caprichos gubernamentales o corrupción organizada, como lo que sucedió con los regímenes de promoción industrial de antaño en, por ejemplo, la provincia de San Luis, Argentina). Simplemente utilicé la expresión más sencilla posible para describir un entorno permisivo. El tema de intervensión de los gobiernos para el desarrollo económico queda para otro artículo.

(2) Un lector me mandó un e-mail con información sobre algunas "prácticas internas" de la oficina de Intel en Buenos Aires. Lamentablemente estas prácticas no se condicen con mi idea de cultura corporativa o entorno que pueda capacitar al personal que ocupen, aunque igualmente voy a suponer que las mismas son en realidad un hecho aislado y no generalizado en toda la compañía. Igualmente, la información sería válida (no tengo forma de comprobar la misma) y representa un argumento en contra de mi teoría.

...

Córdoba e Intel: update

Hace un par de días publiqué un un lector anónimo menciona que ya están entrevistando y contratando gente.
La verdad es que, después de publicar aquél artículo inicial (PyMEs locales temen que Intel las perjudique) o sobre el futuro (por ejemplo, Córdoba: Silicon Valley South; bueno, este artículo ya tiene título para rato!).
Así que, ante falta de novedades oficiales (al menos a mi alcance)... ¿alguien más tiene información sobre lo que está pasando realmente?

...


fábrica de software de Intel? En que lugar la instalaron? Cuántos empleados tiene a la fecha?

...

Intel instalará un centro de software en Córdoba

Ricardo puso un comentario recientemente en su blog sobre una noticia que recorrió todos los medios: Intel empleará a 400 ingenieros en 5 años. Yo todavía no había alcanzado ni a leer al respecto. Creo que puedo agregar algunas opiniones más al análisis.
A continuación algunas ideas que tengo en mente después de leer los medios y los distintos comentarios en blogs.
  1. La instalación de una compañía extranjera en el país no solamente es una señal para el resto del sector (nacional o extranjero) sino también para otros sectores y compañías. No importa las condiciones bajo las cuáles venga al país (digo, por los beneficios que les da el Gobierno) y por más que no inmovilice activos en el país, Intel tuvo que hacer un análisis para saber dónde instalarse. El resultado es claro: "la mano de obra Argentina es muy buena, negociemos un poco el precio que en este país tienen muchos desempleados y necesitan inversiones extranjeras". Pero ojo, estos últimos son los argumentos que normalmente usa el Gobierno para justificar la llegada de inversiones extranjeras, sobre lo que hay que decir: el empleo que generan no es para los desocupados de nuestro país, sino para profesionales perfectamente ocupados y hasta sobreempleados en otras compañías; la "inversión extranjera" en términos netos no sé si es tan importante: tanto dinero como entre saldrá en términos de remesas a casa central. Acá la importancia no pasa me parece por el resultado neto de la inversión-beneficios otorgados.
  2. A Intel, con las excenciones que le dan y el resto de los beneficios, no le alcanza para justificar su movida ante los accionistas (a pesar de que es una movida pequeña y de escaso riesgo). Intel viene al país para (ahora o en el futuro) a) obtener más contratos del Gobierno (como el programa Mi PC), algo que logrará mediante, entre otras cosas, mayor cercanía física ("lobby"; hoy son relativamente poquitos en Argentina como para ejercer pressing, sólo 18); b) imponer / desarrollar / difundir sus estándares en un país que está evolucionando (aunque todavía relativamente despacio) en el sector software y nuevas tecnologías; c) estar más cerca de la industria para promover el uso de sus productos y servicios; d) desarrollar nuevos proveedores (o en palabras de ellos "to share our best practices to expand and enrich PC manufacturing capabilities"). Si fuera por el costo de la mano de obra invertiría solamente en China e India.
  3. ¿Tener una planta / laboratorio en el país sirve para evaluar nuevos negocios? Seguro! Probar proveedores locales, investigar el mercado local en busca de nuevas ideas... no sé, Intel Capital está lista para actuar si llegan a encontrar un nuevo proyecto para apoyar (no para ganar más dinero, sino en todo caso para conseguir proveedores confiables o nuevos desarrollos patentables). Hoy Intel Capital no tiene inversiones en nuestro país.
  4. La verdad es que en lo último que pienso es en 400 puestos de trabajo que pueda crear (es decir, pensar en términos de generación de empleo; ellos tampoco piensan en eso: "This is not a software design center where we just hire software designers to do work for hire but it is where we integrate their software efforts into our product development work"). Como decía más arriba, el desempleo no está en las áreas de profesionales más capacitados, sino en los cinturones de pobreza alrededor de las grandes ciudades. Es una característica del empleo moderno el que haya cada vez menos gente que trabaja en actividades de mayor valor agregado creando esto hiperocupación, mientras que haya cada vez más gente desocupada sin las capacidades mínimas para insertarse en el mercado laboral.
    En todo caso yo pienso: 400 ingenieros metidos en un entorno competitivo, con las últimas herramientas y un ambiente de trabajo de acuerdo a los estándares de los países más competitivos del mundo en la materia. Esto significa un enorme potencial de generación de nuevas ideas de negocio. Y ni les cuento si Intel promueve la generación de proveedores... (Intel misma es producto de un spinoff de Fairchild, así que saben qué puede significar un spinoff).
  5. Capacitación, ¿es importante? Sí, desde luego. Pero no pensemos en capacitación en términos de nuevos conocimientos. Hoy el conocimiento fluye más fácil de lo que uno piensa, no sé hasta qué punto será un gran beneficio potencial el stock de conocimiento que puedan obtener los 400 ingenieros que trabajen para Intel (no se malentienda, no lo menosprecio, sino que lo pongo en términos relativos con otro tipo de conocimiento que menciono a continuación). Pienso en todo caso en el aprendizaje de nuevas formas de trabajar, de investigar, de negociar, en la formación de actitudes y formas de pensar características de un entorno de negocios de base tecnológica. La necesidad de mantenerse dentro de estándares y el entendimiento de quien gobierna la cadena de producción en un negocio con grandes players. Todo esto no necesariamente debe aprenderse dentro de Intel, pero será una buena gimnasia para quienes allí trabajen.
  6. Intel Investor Relations: Revenue in the third quarter is expected to be between 9.8 and 10 billion dollars (dos monedas). Y las ventas no vienen precisamente de Latino América. Es más, América en su conjunto está reduciendo persistentemente su participación en las ventas totales de Intel (ver último gráfico). Conclusión: ¿Intel viene a Argentina por más rentabilidad? No creo.
  7. ¿Córdoba quiere ser la capital de software de Argentina? Creo que con la instalación de las plantas / laboratorios de fabricantes líderes es un buen comienzo.
  8. Definitivamente, prefiero que el Gobierno "invierta" parte del dinero en generar potencialidades para la economía regional antes que "gastar" en gastos corrientes, generalmente mal orientados y que no tendrían en contrapartida un potencial futuro. Esto no quiere decir que esté en contra del aumento a docentes, jubilados y al sistema de salud, entiéndase ;-) (nadie puede decir que el "gasto" en estos últimos componentes no tenga potencial futuro, es claro que sí; lo que pone en duda esta afirmación son determinados usos políticos de los fondos y malas asignaciones, algo que podemos dejar para otro post).
Por último, tengo que decir que estoy de acuerdo con lo que dice Ricardo (en su comentario y algún post que ha hecho en otro site): en ningún momento queda claro de cuáles son los beneficios (directos) de todo esto. Los medios de comunicación están embarrando un poco más la cancha, mientras que en Intel Press Room no pude encontrar ni una sola referencia a Argentina!
Creo que sí hay beneficios indirectos importantes (los que escribo más arriba), aunque difícilmente cuantificables. ¿Forma de probarlo? Tendremos que dejar que el tiempo ponga más en claro las cosas. Por ahora sólo puedo aportar estas simples ideas.

...

Por favor, ayúdenme, pero... no les pienso decir cómo!

Ese es el mensaje que a veces te queda cuando salís de una entrevista. No de cualquier entrevista, sino de una que tenga que ver con relevamiento de información de empresas, para trabajos de investigación académicos o, en caso de ser proyectos privados, para poder realizar ofertas de nuevos productos y servicios útiles.
Explico mejor. Como resultado de distintos trabajos en los que he participado, he visitado una cantidad importante de empresas de la región donde vivo (Santa Fe, Argentina). Algunos de los trabajos tienen que ver con cuestiones académicas y otros directamente con consultoría. El mecanismo es siempre similar: contactar personas clave dentro de las empresas, las cuáles se eligen a partir de bases de datos, referentes o simplemente porque uno ya las conoce de trabajos anteriores.
Después se visita la empresa, se entrevista o encuesta al informante clave, para posteriormente armar los resultados para su entrega.
Aquí es donde esta el problema. Si bien los trabajos son de naturaleza distinta siempre hay una suficiente cantidad de respuestas "poco entusiastas" que dejan al entrevistador o encuestador el mensaje del título de este comentario. No se si podemos hablar de un 50% y 50%.
Por ejemplo, es común preguntar cifras de ventas en las encuestas en las que se necesita calificar las firmas que conforman la muestra (esto es muy común en trabajos de investigación que tienen que ver con detectar necesidades de las firmas con el objeto de elaborar políticas públicas de apoyo). Obviamente, esta es una información bastante sensible (reconozco que puede ser la más sensible), pero... ¿siempre es así? ¡No! Eso es lo increíble. Puedo asegurar que un 50% de las firmas revela con total tranquilidad sus cifras de ventas, mientras que el resto sí se resiste a hacerlo. Pero entonces uno se pregunta ¿cuál es la razón de esto?
Lo que hice hace un tiempo fue preguntarle a algunos colegas a ver qué opinaban, preguntándoles (copio textual mi e-mail del momento en que les pregunté):
Si Ud. fuera (o es) propietario de una empresa PyME: ¿qué perjuicios puede traerle revelar en una encuesta así las cifras de venta de cada año?

1) mis competidores se pueden enterar de cuánto vendo (por favor, aclarar para qué le serviría al competidor saber cuánto vende su empresa);
2) las cifras pueden terminar en manos de la AFIP/DGI y eso aumentaría el riesgo de una inspección y/o sanciones de esa agencia;
3) la institución que organiza la encuesta no es de mi confianza, "vaya a saber uno que hacen con esa información";
4) otros (por favor, aclarar);
5) no me traería ningún perjuicio.

Y las respuestas fueron, indicando el porcentaje sobre el total de respuestas recibidas:

1) 32% (mis competidores se pueden enterar de cuánto vendo)
2) 67% (las cifras pueden terminar en manos de la AFIP/DGI y eso aumentaría el riesgo de una inspección y/o sanciones de esa agencia)
3) 30% (la institución que organiza la encuesta no es de mi confianza, "vaya a saber uno que hacen con esa información")
4) 21% (otros)
5) 9% (no me traería ningún perjuicio)

Además de las respuestas se puede destacar (incluyendo algunos comentarios míos):
  • Quienes mencionaron la respuesta 1) (mis competidores se pueden enterar de cuánto vendo) NO dieron razón alguna que explique cuál sería el perjuicio, es decir, para qué le servirían las cifras de ventas al competidor. En el trabajo de relevamiento a empresarios no he notado tampoco alusiones a este tema. Sin duda "suena" a riesgo que el competidor se entere de las ventas de uno, pero creo que esto es relativo y entiendo que tiene que ver probablemente con factores culturales más que otra cosa. Obviamente, siempre puede estar latente el riesgo de "competencia desleal" (no sé si es la expresión correcta) basado en poseer información sobre otro negocio, pero esto es algo para ver en más detalle en otra ocasión tal vez.
  • No es raro que la mayoría mencione que las cifras pueden terminar en manos de AFIP/DGI, e incluso de otras agencias del gobierno. Debido al grado de informalidad de las pyme, es razonable que haya ventas "en negro" y empleados no inscriptos de acuerdo a la legislación correspondiente, por lo cual el "temor" al acercamiento del control del gobierno es alto. Personalmente, creo que la importancia de esta razón debe atenuarse si consideramos que igualmente el empresario encuestado puede dar "cualquier" cifra de ventas al encuestador. Incluso, siendo una SA por ejemplo, puede dar tranquilamente las cifras del balance que presenta acorde a la legislación respectiva a las mencionadas agencias. Además, así como yo llego hasta la empresa a encuestar, cualquiera puede llegar, porque los datos de las mismas son totalmente públicos, así que la participación de las mismas en una encuesta no las "expone" más al control de las agencias del gobierno.
  • Creo que la falta de confianza en la institución que realiza el relevamiento (o en el mismo encuestador) se presenta como la razón más importante a primera vista. De todos modos, no me termina de quedar en claro qué comprende la afirmación "vaya a saber uno que hacen con esa información" que yo mismo elaboré. Me suena en todo caso más a "no te doy la información porque no, y listo".
  • Los que mencionaron la respuesta "Otros" han hecho alusión fundamentalmente a cuestiones culturales al fundamentar su respuesta. Y la mayoría de ellos compararon la cultura empresaria argentina con la de países del norte (=EEUU), países donde la gente aparentemente no tendría problemas para decir cuánto gana o cuánto vende su empresa.
    De todos modos, hay que aclarar que en aquellos países no habría tanta informalidad en la economía como aquí, por lo que el riesgo derivado de una inspección de agencias de control del gobierno es menor. Además, en estos países se compite teóricamente "en el mismísimo mercado", por lo cual la publicidad de la cifra de ventas de una empresa no tendría demasiada relación con su posicionamiento competitivo en el mercado (¿¡¿¡¿Alguien se imagina una ventaja competitiva basada en no divulgar la cifra de ventas?!?!?). Todo esto habla de que, sí, está bien, hay razones culturales, pero las mismas sin duda derivan de distintas condiciones del entorno. Así que es otro tema para hilar más fino.
  • Por último, muy pocos mencionaron que "no me traería ningún perjuicio".

En fin, estoy de acuerdo con quienes dicen que se trata por razones culturales, y más aún con los que mencionan eso en un aspecto general y no relacionándolo con el mundo de los negocios. Es decir, aparentemente habría un problema cultural entre los empresarios, pero un problema de carácter general que afecta a todos y no sólo a ellos. La verdad que es una impresión personal, y los factores en los cuáles se basa son difíciles de sintetizar, así que quedarían para otro comentario.
Por lo pronto, les doy algunas ideas que tengo en mente (pensando en las raíces de la cuestión), en las cuales estimo que puede haber una posible solución a todo este "problema cultural":
  • Las redes y el capital social se ven asimismo influidos por la existencia de ambientes socio-económicos diversos. Una estructura social muy inequitativa erosiona las bases de confianza entre los distintos segmentos que componen la población afectando las bases de capital social.
  • Debe tenerse presente que Argentina es un país en el cual la confianza, sobre cuya base se construyen las redes, constituye un valor que se ha deteriorado enormemente. Un estudio sobre el capital social del Banco Mundial ubica a la Argentina entre los países con una menor “tasa de confianza” entre la población.
  • La condena social al fracaso empresarial también parece influir negativamente en nuestro país.
  • En Argentina existe una baja propensión hacia el desarrollo de contactos. Esto se debe a que es una sociedad cerrada con alta presencia de barreras de tipo jerárquicas. En sociedades más horizontales es más fácil contactarse y relacionarse.
Algo así sería:
- Sr. encuestador, es un gusto recibirlo, siéntese. Necesitamos crédito barato, somos una Pyme, lo necesitamos y los bancos no lo entienden...
- Yo sí lo entiendo, precisamente estamos haciendo la encuesta para entender mejor el mercado de crédito para las pyme locales y elaborar políticas al respecto. Cuénteme primero, ¿qué nivel de ventas tiene la empresa?
- Ah, no, ese dato no puedo dárselo!

...

Convocatoria para emprendedores

Como comentaba tiempo atrás, junto a otros profesionales presentaremos un proyecto de emprendimiento en el la I Convocatoria del Premio Nacional Banco Río para Jóvenes Emprendedores.
La verdad que este tipo de convocatorias suelen estimular mucho a los emprendedores, ya que ofrecen premios interesantes, dan una relativa libertad para presentar proyectos de distinta naturaleza y, lo mejor de todo (como diría cualquier emprendedor) "te dan la plata sin pedirte ninguna participación en los resultados".
Pero bueno, a pesar de todas sus bondades, uno siempre tiende a buscar los defectos de las cosas, no necesariamiente por ser pesimista, sino para mejorar algo que es mejorable. A veces, los defectos o errores que se cometen en estas convocatorias son demasiado obvios y no deberían ser tan comunes.
En este caso particular hay cuatro cosas que quería comentar, que me resultaron "mejorables":
  • poca claridad: ¿alguna vez armaron una presentación a un concurso, beca, convocatoria, etc.? Normalmente es una tarea bastante complicada, donde hay formularios, se necesitan copias, certificaciones, etc, etc. Si ya de por sí la tarea es complicada, imaginen si no están claros los requisitos o bases para la participación! No va a ser la primera vez que uno "supone" que terminó de armar todo y, a días de hacer la presentación, recibe un comentario acerca de algo que uno tiene que completar y enviar, y no tenía ni idea que eso existía. Bueno, para nosotros, éste es el caso de esta convocatoria. No se si para todos resultó igual, pero navegar por el website de la convocatoria se transforma en un trabajo de auditoría de un website para ver su usabilidad.
  • confidencialidad de la información: estaba leyendo las bases de la convocatoria, y me encuentro con el punto 3.6) que dice:
    El Jurado y los evaluadores se comprometen a preservar el carácter confidencial de la información y los proyectos presentados por los participantes. Se entiende que el compromiso aquí asumido no alcanza a aquella información contenida en los proyectos que ya se encuentre en el dominio público al momento de la presentación de los mismos.
    Como todo emprendedor en alguna ocasión, a veces uno se vuelve "fanático de la confidencialidad" de la información de su proyecto. Imaginen trabajar durante 6 u 8 meses, 3 o 4 horas por día, para cerrar una idea que tiene el potencial para ganar mucho dinero, y que después alguien se quede con la misma. Hay razones entonces para el fanatismo...
    La cuestión es que, es lógico que en la búsqueda de financiamiento o proveedores o más integrantes del equipo emprendedor uno deba divulgar cierta información sobre su idea de negocio. Pero en una convocatoria específica para premiar emprendimientos y que esté organizada por un banco (líderes en cuanto a letra chica se trata) creo que no puede haber falta de atención a este aspecto. Y para mí, la cláusula de las bases (la única) que habla de confidencialidad, no es suficiente.
    Está claro, no divulgarán la información, salvo que la misma sea pública (es decir, que ya esté divulgada), pero ¿que hay de utilizar esa información?. ¿No es posible que se comprometan (los miembros del jurado que tendrán acceso a los planes de negocio) a no participar de ningún proyecto empresario basado en la misma idea de negocio o que se base en las mismas ventajas competitivas, digamos, por al menos 3 o 4 años?
  • impacto de la propuesta: estoy realmente cansado de escuchar convocatorias a premios para emprendedores que busquen un "impacto" en la propuesta o idea de negocio, medido en creación de empleo. Entiendo la importancia de crear empleo y objetivos similares, pero para eso está el Estado en su función de crear las condiciones para que surjan nuevos proyectos productivos, y no los particulares en forma individual.
    Si un emprendimiento, por ser eficiente y estar en una industria de base tecnológica ocupa poco personal en términos relativos: ¿deja de ser un emprendimiento a financiar? ¿Nadie pensó que también se puede crear más empleo generando más emprendimientos, y no sólo aumentando los empleados de cada uno de ellos? Me parece que este criterio está totalmente equivocado, y encima lo ponen en las bases de la convocatoria.
  • formulario de presentación: ¿alguna vez armaron un plan de negocios? ¿alguna vez armaron al menos dos planes de negocios para al menos dos emprendimientos en industrias distintas? Bueno, obviamente hay cosas que forman parte de la estructura de cualquier plan de negocios, como la descripción del producto o servicio, el equipo de management, etc. Pero hay ciertos aspectos que varían enormemente dependiendo de la industria en donde se encuentra el emprendimiento. No es lo mismo uno basado en tecnología que uno en el sector de servicios gastronómicos, por ejemplo. Entonces, ¿hasta qué punto es posible realizar una selección eficiente de los emprendimientos que participan si se sobre-simplifican los formularios de presentación? Obviamente el objetivo de mantener un formulario simplificado de 5 puntos para que uno explique su propuesta permitirá una mejor comparación y calificación, pero... ¿cuántos "detalles" se perderán en el medio?
A pesar de toda esta crítica, hay que reconocer que convocatorias como esta no hay todos los días. Lo que no equivale a decir que una convocatoria se pueda hacer "así nomás". Desde una humilde posición de emprendedor, espero que estos comentarios sirvan para la próxima convocatoria. Es importante para que haya más oportunidades para más emprendedores.

...

« Octubre 2014 »
LuMaMiJuViDo
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031 
español · english




Diario de un
emprendedor en
Argentina
(now based in
Santa Barbara, CA)

About the author

Have comments?
Drop me a note!



Tags



Archivos mensuales